ACTÚA!
Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies

Las estudiantes aragonesas muestran el camino

27 de Abril de 2022

Anoche decenas de estudiantes iniciaron un encierro en el Edificio de Interfacultades del Campus San Francisco (Zaragoza), que desencadenará hoy en una manifestación a las 19:00 desde dicho Campus.

El conflicto se da tras conocer que la Universidad de Zaragoza, amparada por la Consejería de Universidades del Gobierno de Aragón, pretende adelantar los exámenes de septiembre a julio. Este conflicto no es nuevo y ya se vivió en 2014 cuando, con el caldo de cultivo de la crisis económica, se fueron acelerando cambios en la financiación, gobernanza y ordenación pedagógica de las Universidades. Reformas que no eran sino la consecuencia de la aceptación del Espacio Europeo de Educación Superior, más conocido como Plan Bolonia.

Aquel año se pudo frenar. Un masivo referéndum -al que se le exigieron unos mínimos que nunca alcanza la ‘democracia universitaria’- constató que una mayoría del estudiantado rechazaba el cambio de fecha.

El principal motivo estaba claro, es imposible conciliar estudios mientras se trabaja para pagar las matrículas. Con el adelanto de exámenes esa conciliación se volvería más complicada y la consecuencia lógica es que los pocos sectores de clase trabajadora que a día de hoy quedan en las butacas universitaria tuvieran que marcharse.

A ello hay que añadirle la merma de derechos de las y los trabajadores de la Universidad: el PAS (personal administrativo y de servicios) tendrá que verse a un reajuste del calendario que obligará a asumir tareas durante el mes de julio impidiendo el disfrute de vacaciones y el profesorado asociado verá recortados sus contratos que en lugar de ser de septiembre a septiembre pasará a ser de septiembre a agosto. Cabe hablar aquí también de los problemas de conciliación a la hora de preparar las materias por parte del profesorado así de cómo afectará a la calidad educativa el hecho de tener que comprimir -más todavía- la materia para poder realizar dos convocatorias de exámenes en apenas mes y medio.

Los argumentos que se han dado tan sólo parten de la idea de homogenización con respecto al resto de España. Un argumento trampa si tenemos en cuenta que el cambio de exámenes nunca tendría que haberse dado para garantizar la calidad educativa, los derechos laborales y las pocas oportunidades que a día de hoy siguen teniendo las hijas e hijos de la clase trabajadora para acceder y mantenerse en la Universidad.

Dado el momento de excepcionalidad que vivimos tras la pandemia y la guerra imperialista en Ucrania y dado el contexto económico desfavorable que padecemos no podemos titubear ni un solo segundo. Frente a la miseria que nos impone este sistema y los ataques que se siguen lanzando contra nosotras: organización, organización, organización.

Por todo ello, el Partido Comunista de España (PCE Aragón) no sólo apoyamos la lucha justa por parte del movimiento estudiantil, sino que hacemos un llamamiento al conjunto de la comunidad educativa a sumarse a las reivindicaciones y a continuar avanzando en la conquista de nuestros derechos.

Categorías: Comunicados de prensa

Comparte:

CATEGORÍAS RELACIONADAS